Loading...

El conocido comentarista deportivo cubano René Navarro hace fuertes declaraciones de lo que ha vivido tras su retiro de los medios en la isla: “Me sentí mal al jubilarme. Se demoraron dos meses en pagarme mi miserable retiro y tuve que salir a la calle a vender botellas y pomos plásticos para poder comer”

Cuando se habla de la historia de los narradores deportivos en Cuba, un capitulo especial tiene que ser dedicado a René Navarro, “El Profe”, como le llaman muchos de sus colegas. Sin embargo, muchos no conocen las penurias que este periodista deportivo le ha tocado vivir tras su jubilación, incluso siendo reconocido con el Premio Nacional de Periodismo Deportivo a la Obra de la Vida el pasado año.

En una entrevista ofrecida hoy por Navarro a su colega, la periodista Julita Osendi, reveló detalles que podrían dejar con la boca abierta a cualquiera que no este relacionado con la realidad que se vive en Cuba, pero que para muchos de los que aun residimos en la isla no es más que la historia que muchas veces escuchamos de nuestro vecino o de nuestros propio familiares.

Navarro explicó que comenzó a trabajar en el Instituto Cubano de Radio y Televisión en el año 1967, donde permaneció hasta su jubilación en el año 2005, cuando tenia 60 años de edad y en plenitud de sus facultades físicas y psíquicas.

“Entré en el año 1967 cobrando 40 pesos cubanos mensuales como ayuda del Instituto Cubano de Deporte y salí en el 2005 cobrando un retiro mensual de… ¡430 pesos cubanos! (17 dólares)”, dijo el narrador, quien dejó durante todo ese tiempo una huella imborrable en los seguidores del deporte en Cuba, sobre todo de lo que logramos disfrutar de sus comentarios durante las transmisiones de los partidos de voleibol.

Asegura que se retiró sobre todo por el ambiente que se vivía en el ICRT durante los años no era ni parecido al que encontró cuando llegó a trabajar allí.

“Tenia que viajar diariamente 75 kilómetros desde mi casa en Madruga hasta La Habana y otros 75 para regresar. Muchas veces me quedaba a dormir en una mesa o una butaca de la Redacción Deportiva y salir a la calle a buscarme la comida porque no teniamos ni comedor. Pero por encima de esas cuestiones, ya el ambiente que se respiraba allí no era igual. Estaba acostumbrado a grandes momentos y a narrar victorias, más que derrotas… y decidí irme para buscar trabajo en otros lugares, como ha sido, comentando, escribiendo, colaborando”, comentó a Julita Osendi.

Sin embargo, cuando ya pensó que podría descansar, como se supone que hacen los trabajadores cuando se retiran, sencillamente tuvo que comenzar una nueva batalla, pero esta vez para sobrevivir.

“Cuando me retiré, después de 43 años trabajando, comencé a cobrar un sueldo irrisorio, sobre todo en estos momentos que vivimos. Me han dicho que puedo incrementar mi retiro y resulta que cuando he averiguado, los trámites son sumamente engorrosos, lo que se incrementa es irrisorio y no puedes volver a contratarte.”, destacó Navarro.

Pero lo más triste es lo que le tocó vivir tras su retiro a esta gloria de nuestro deporte, porque no cabe un calificativo menor para su figura.

“Me sentí mal al jubilarme. Tuve que permanecer dos meses sin salir de mi casa por ese tiempo demoraron en pagarme mi primer miserable retiro. Incluso, tuve que salir a vender botellas y pomos plásticos para apoyar la alimentación de la casa pues mi señora también se tuvo que jubilar por serios problemas de enfermedad. No puedes imaginar, ni por un momento, lo que pasamos.”, confesó El Profe a Julita Osendi.

A pesar de esto, nunca le pasó por su mente irse del país.

“No me he ido por patriotismo, familia, me gusta vivir donde nací y me hice profesional; donde tengo el cariño de todos los deportistas, entrenadores, del pueblo en general que no me olvidan. Estoy orgulloso de haber podido narrar los mejores momentos del deporte cubano”, concluyó diciendo el hombre detrás de la voz que llenó a generaciones enteras de cubanos de éxtasis al verlo narrar cada victoria de la ‘espectaculares morenas del Caribe’.

Post originado en: Isla local

Compártelo en
0Shares
Loading...

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*