Cirujano de origen cubano realiza sorprendente reconstrucción de la cara de un joven

Cameron Underwood, se disparo en la cara, pero afortunadamente quedó vivo. Las secuelas de esa terrible decisión le desfiguraron el rostro, hasta que el doctor cubanoamericano Eduardo D. Rodríguez, llegó para reparar el daño. El galeno lideró un equipo especializado que realizaron un arduo trabajo en la cara del joven, dándole una razón para vivir a Underwood.

Aunque el trasplante de cara tuvo lugar a principios de año no fue hasta esta semana que los resultados de esta extraordinaria cirugía se hicieron públicos, convirtiéndose en el centro de atención del mundo de la medicina.

El viaje de Underwoord comenzó hace un poco mas de dos años, cuando el joven se destruyó gran parte del rostro con un disparo autoinflingido.

Cameron Underwood junto a su doctor Eduardo Rodríguez
Cameron Underwood junto a su doctor Eduardo Rodríguez / Foto: Cortesía

El joven perdió gran parte de la mandíbula inferior y solo quedó reconocible en su cara su nariz y un diente. El resto sufrió serios daños en todo la parte superior de la cara e incluso perdió el paladar.

En el 2017, un poco después de cumplirse un año de sufrida la lesión, el cirujano de origen cubano se interesó por su caso y le pidió que viajara a Nueva York para evaluar la posibilidad de un trasplante.

Sin embargo aún faltaba una pieza fundamental, un rostro. Y es ahí donde William Fisher, un joven estadounidense de 23 años, terminó regalándole una oportunidad a Underwood.

Fisher falleció y su cara le fue cedida a quien la necesitaba.

La decisión de su familia, aunque triste, fue valiente: su hijo sería el donante del tejido facial y la cara de Underwood.

El donante de Underwood,

La cirugía se llevó a cabo el 5 de enero de este año, un extenuante desafío médico que necesitó del trabajo de más de 100 profesionales de la salud dirigidos por Rodríguez y más de 25 horas para completarse.

El trasplante de cara de Underwood estableció varios hitos médicos en la historia: la distancia más larga recorrida para un trasplante de cara, con 2,800 millas; el período más corto en EE.UU desde la lesión inicial hasta completar un trasplante; uno de los tiempos de espera más cortos para un donante (seis meses); y el primer en usar una impresa de 3D para construir una máscara facial del donante, que los médicos proporcionaron a la familia de Fisher.

Once meses después, la cirugía de Underwood se ha convertido en todo un éxito pues su cuerpo no ha rechazado el trasplante.

Cameron Underwood en mayo de 2015, antes de sus heridas faciales
Cameron Underwood en mayo de 2015, antes de sus heridas faciales / Foto: Cortesía

Al resumir la odisea médica de Underwood, Rodríguez dijo: “La vida que había estado en pausa, ahora está de nuevo en juego”.

Fuente : cubanosporelmundo

x

Check Also

Se rebelan los Trabajadores contra sindicatos oficialistas

Los sindicatos adscriptos a la oficialista Central de Trabajadores de Cuba (CTC) ...

Senado de EEUU aprueba proyecto de ley agrícola con enmienda que favorece comercio con Cuba

El Senado de Estados Unidos aprobó esta semana un proyecto de ley ...