Lo perdieron todo por irse de Cuba, denunciaron a los estafadores y la policía no hace nada

ANUNCIOS

Idael Hernández y Dania Camacho lo perdieron todo intentando salir de Cuba. Vendieron su casa, con lo que tenían dentro, y ahora viven rentados. Según cuentan a CiberCuba, en ocasiones han dormido hasta en el suelo.

Ambos fueron víctimas de una estafa que todavía hoy no se explican. Desde entonces viven amenazados y los culpables continúan en las calles de su pueblo como si nadie supiera lo que han hecho.

Las autoridades están al tanto de todo pero no hacen nada. Según cuentan, los mantienen de un trámite en otro sin que se haga justicia. En los últimos meses Idael y Dania viven entre la fiscalía, el bufete de abogados y la policía.

“Nos han humillado, hemos sido golpeados y las autoridades nos han dado la espalda”, explican.

Cómo empezó todo

Dania perdió a su madre que vivía en Estados Unidos pero antes que esto sucediera ella tenía la esperanza de verla por última vez.

Estaba desesperada porque a su mamá le habían detectado unas tumoraciones abdominales malignas y los médicos le dieron poco tiempo de vida. Sus trámites de la reclamación ya se habían iniciado pero la cita para la entrevista en la embajada de Estados Unidos nos e concretaba.

Desesperada, un día conversó con un vecino de su pueblo que se ofreció a ayudarles. Según les dijo tenía un amigo que se dedicaba a agilizar los trámites en la embajada y era el mejor. Obviamente esto tenía un precio, mucho más alto de lo que Dania e Idael supusieron en un inicio.

Los culpables

Luis Enrique Peláez Román los puso en contacto con Yoel Luis Díaz Kessel. Ambos tenían un historial de estafas y de tráfico ilegal de personas que la pareja desconocía.

Dania tenía todos los papeles en orden, su único obstáculo era la cita en la embajada. La idea en aquel momento era lograr salir del país, luego reclamaría a su esposo.

Yoel se llevó los pasaportes de Idael para ir tramitándole, supuestamente, la salida del país mientras adelantaba la cita de Dania. Para hacer más creíble la historia requirió otros documentos: acta de nacimiento, antecedentes penales, certificado de matrimonio…

Nada salía tan rápido como había dicho pero no dejaba de llamarlos por teléfono para darles, cada vez, una justificación distinta. Según cuenta la pareja, siempre se comunicaba con 99 (un servicio que brinda Etecsa para que la llamada se cobre en el saldo del número que la recibe).

Para cada supuesto trámite Yoel necesitaba dinero, y grandes sumas. En una ocasión los convenció de llevarse 6 celulares Samsung Galaxy S6 valorados en 500 CUC cada uno y una bicicleta todoterreno de 200 CUC.

En el proyecto de Yoel, ellos se irían a Estados Unidos a las pocas semanas, claro que la cifra que les pedía era casi la equivalente a una salida ilegal del país. Dania e Idael tenían sus dudas pero estaban desesperados y la madre cada vez estaba peor de salud.

Vendieron la casa que tenían en Artemisa en 6500 CUC (la mitad de su valor en ese momento) y Yoel entonces sí les aseguró que todo era cuestión de días.

“Nos dio una fecha para entrevista con números de casos y  papeles, a los cuales les tiré fotos y los tengo en mi poder pero eran falsos”, cuenta Dania.

ANUNCIOS

A la cita supuestamente teníamos que ir con Yoel pues él era el de las relaciones en la embajada. Eso nunca ocurrió.

“Yoel nos llamó varias veces para confirmarnos que nos recogería el día de la entrevista, que ya tenía el carro alquilado y de ahí iríamos al aeropuerto. Nunca apareció”.

La denuncia

El 24 de febrero de 2016 Yoel y Dania fueron a la estación de policías y pusieron la denuncia formal que quedó registrada con el número 10881.

A los pocos días, la cuñada de Luis Enrique y una amiga fueron a un parque donde ellos estaban conectados para pedirles que la quitaran. “Casi nos obligaron para que fuéramos a hablar con Yoel que estaba en una esquina y cuando llegamos nos estaban esperando con piedras para arremeter en contra nuestra”.

“Salimos huyendo de allí, llamamos a la policía y el número estaba fuera de servicio y entonces nos escondimos en casa”.

“Al día siguiente fuimos a la estación para contar lo sucedido y no nos hicieron caso. Ni siquiera tomaron la declaración porque según ellos, ya habían puesto en libertad a Luis Enrique y no había nada que hacer”.

Según los familiares de Yoel que contactaron con ellos para que retiraran la denuncia, la culpa de todo la tiene Barbara Petronila Tápanes Cabrera, de 54 años y residente en La Habana, quien supuestamente estafó al joven.

Ellos se comprometieron a devolverles el dinero para que retiraran la denuncia. Les dieron 2500 CUC y eso es, hasta hoy, todo lo que han logrado recuperar.

De cada uno de los pasos que han seguido Dania e Idael tienen constancia. En el caso de la deuda, los familiares de Yoel firmaron ante una notaria un compromiso para la devolución en partes del dinero total.

“Se hizo la escritura número128 el día 24 de abril de 2016 por Tania Expósito Socarrás (notaria) conta Yamilet Padrón Martínez (familiar) porque a esas alturas todavía no habían encontrado a Yoel Luis Díaz Kessel”.

Poco tiempo después, Yoel reapareció en el pueblo. Tenía una moto de gasolina nueva, mucha ropa y en 2017 solamente viajó más de 30 veces al extrajero.

Las autoridades cubanas

Una de las últimas veces que se encontraron con Yoel fue un parque y este los agredió física y verbalmente. En el medio de la calle les tiró la moto y les dijo: “Esto es lo que querían”

El matrimonio fue a la policía puso la denuncia y entregó la moto. Al esposo le pusieron una multa de 30 pesos que todavía ellos no se explican bajo qué argumentos.

Al día siguiente no estaba en la estación ni la moto ni el oficial que les atendió.

“Fuimos a ver al compañero Ernesto, jefe de la unidad de la policía, el cual nos atendió y escuchó lo que había pasado hasta el momento y nos aseguró que en unos días nos avisaba, y nada”.

“Fuimos a ver la fiscal Deysi en fiscalía provincial y nos remitió a la municipal con Mayda. Ella nos dijo que podíamos poner la denuncia nuevamente por la suma que faltaba”.

Pero la denuncia anterior, que la pareja retiró, fue formulada por Idael. En esta ocasión Dania era la demandante. Por el mal entendido los ofendieron y les dijeron que eso no era posible.

Esta pareja, desesperada, ha querido hacer pública su historia, muestra de las arbitrariedades de las autoridades de la Isla y la impunidad con que muchos delincuentes son tratados.

Tomado de: cibercuba

ANUNCIOS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Rusia en planes de montar fábrica de rifles de asalto AKM en Venezuela

Rusia planea para el 2019 la apertura en Venezuela de una planta de fabricación de ...