Gobierno cubano rinde cuentas del presupuesto omitiendo gastos militares

El deporte y la cultura, así como los gastos militares de Cuba, parecen ser asuntos de seguridad nacional. Y es que en la reciente sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular dedicada a la presentación del presupuesto de la nación; esas fueron las áreas en las que no se revelaron cifras. Según reseña CubaNet.

Lina Pedraza, ministra de Finanzas y Precios, informó acerca de la ejecución de algunas partidas de gastos del presupuesto 2017. Detalló en áreas como la educación, la salud pública, la asistencia y la seguridad social. Sin embargo, lo que corresponde al Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (MINFAR) y el Ministerio del Interior (MININT); no se mencionaron.

La funcionaria refirió que “las demandas de los organismos de la defensa fueron garantizadas bajo el principio de no descuidar jamás la defensa del país”.

Según la información suministrada, el 29 por ciento del presupuesto se destinó a financiar la salud pública y la asistencia social. La funcionaria de régimen aseguró que el presupuesto abarcó hospitales, policlínicos, consultorios del médico de la familia. Así como hogares de ancianos, casas de abuelos, clínicas estomatológicas y hogares para impedidos físicos.

La evaluación fue basada en la cantidad de estos espacios y no en la calidad de su servicio del cual la mayoría de los ciudadanos se quejan.

Por otra parte, al menos un 22 por ciento, se dedicó al sector educativo tanto general como superior.

El otro 16 por ciento, correspondió a la seguridad social, cuyo destino, en lo fundamental, es el pago de las pensiones y jubilaciones a la creciente población de la tercera edad.

En las tres partidas mencionadas, se reúne un 67 por ciento de los gastos del presupuesto. De esa forma resta, un 33 por ciento de gastos que incluyen además del intrincado tema militar; el transporte, la investigación científica y el sector hidráulico.

Expertos especulan sobre que de ese 33 por ciento, el mayor peso se va hacia la inversión militar, en donde de seguro sí hay calidad y cantidad de productos y operaciones.

Y es que la cultura y el deporte no deberían tener demasiado peso en los egresos presupuestarios, dado que, con ingresos internacionales, son esferas que se autofinancian. Para nadie es un secreto que los premios en metálico que los artistas y deportistas reciben, son captados por el régimen y son distribuidos a discrecionalidad.

¿Qué tipo de partida puede dedicarse a rescatar el transporte? Siendo que año tras año el sistema de movilidad está peor. Y lo mismo se piensa de la investigación científica y el sector hidráulico, partidas no muy beneficiadas por el presupuesto.

Ahora, ¿Por qué la ministra no dio a conocer la cifra exacta de los gastos militares del país?

¿Será que tienen razón quienes piensan que el MINFAR y el MININT se consumieron entre un 20 y un 25 por ciento del presupuesto de la nación; ¿o sea, tanto o más que el destinado a la educación?

fuente : cubanosporelmundo

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Intenta renegociar Cuba la deuda millonaria con Brasil

Según informa la agencia AFP, el embajador de Brasil en Cuba, Orlando Leite indicó que ...