El gobierno de Trump ha disparado la deportación de cubanos.

La autoridad de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de EEUU confirmó que entre octubre de 2017 y mayo del año en curso 271 cubanos han sido retornados a la isla caribeña. El dato ha salido a la luz luego de que el abogado Willy Allen revelase que entre “30 y 40 cubanos son deportados mensualmente a Cuba”, a través de lo que llamó “negociaciones secretas” entre ambos países.

Allen reveló al portal Diario Las Américas que “anteriormente el Gobierno cubano solo ‘aceptaba’ un promedio de cinco cubanos por mes”, pero a partir de la derogación de la política de “pies secos, pies mojados”, y bajo los lineamientos de “cero tolerancia” de la administración Trump “esa cifra comenzó a dispararse el año pasado y hoy está más alta que nunca”.

Por su parte, el vocero de ICE en Miami, Néstor Yglesias, señaló que las estadísticas oficiales muestran que 64 cubanos fueron deportados en 2016, alrededor de 160 en 2017 y entre el 1 de octubre de 2017 y el 21 de mayo de 2018 un total de 271.

“Yo no puedo comentar lo que dice el abogado Allen, solo remitirme a las cifras oficiales”, advirtió.

Según Allen, “esto demuestra dos cosas: que hay negociaciones con Cuba, que siguen en marcha porque no se puede enviar un avión de ICE sin tener permiso y, segundo, que el tema de inmigración está aún vigente entre Cuba y EEUU”.

Abogado Willy Allen.

Un informe que el portavoz de ICE hizo llegar al citado medio dice que “la tendencia de una mayor aplicación de las acciones comenzó poco después del cambio en la Administración el 20 de enero de 2017, y esta fecha se usa a lo largo del informe para los propósitos de información del mismo”.

Más adelante Allen señaló: “La mayoría de los extranjeros que llegan a la frontera son procesados bajo las disposiciones de remoción expedita y son retirados rápidamente, mientras que los extranjeros arrestados en el interior son más propensos a tener prolongados procedimientos de inmigración y apelaciones, lo que retrasa la emisión de una orden final ejecutable de expulsión”.

El jurista también dijo que, en algunos casos los cubanos que no son aceptados en Cuba, quedan en libertad provisional bajo supervisión y no se pueden legalizar en EEUU porque no tienen un “parole” que demuestre su ingreso legal al país.

En otra época, el gobierno cubano se oponía a recibir un alto número de emigrados por vía de la deportación. Sin embargo, al entrar Donald Trump a la Casa Blanca, amenazó con endurecer las relaciones con países que se negaran a aceptar a emigrantes deportados. Cuba aparece en la lista de naciones llamadas a colaborar en ese sentido con EEUU.

Antes de que el expresidente Barack Obama derogara la política de “pies secos, pies mojados”, promulgada durante el Gobierno de Bill Clinton en 1995, cualquier cubano que lograba pisar suelo estadounidense se convertía en beneficiario inmediato de una serie de ‘prebendas’ desde el punto de vista migratorio. Pero si eran interceptados por la Guardia Costera, eran devueltos a la isla o enviados a un tercer país.

No obstante, la Ley de Ajuste Cubano, aprobada en 1966 sigue vigente. Esta ley confiere un tratamiento especial a los ciudadanos cubanos, sus cónyuges e hijos, que ingresan legalmente a Estados Unidos con visa o pasaporte de otro país, quienes podrán solicitar la residencia permanente a partir de cuando cumplan un año y un día de haber ingresado al país.

La suspensión de la política de Clinton ha reducido drásticamente el número de cubanos que intentan cruzar el Estrecho de la Florida. En el año fiscal 2017 la Guardia Costera interceptó a 1.468 balseros en el mar, el 27% de los 5.396 que detuvo en el periodo anterior.

Fuente: trendingenmiami

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

14 personas en Miami vinculadas al robo de camiones de carga

La Fiscalía de Miami acusó a 14 personas por el robo de varios camiones de ...