“A dónde vamos a parar si todo el mundo sigue botando basura al río”

La Habana, 17 jul.- Animales, troncos, botellas de plástico y restos de envases viajan aguas abajo por el río Almendares, el más importante de esta capital. Sin embargo, no llegarán a la desembocadura porque una trampa experimental les impide seguir contaminando el mar.
Rangel Calzado y Reinaldo Leal, operadores de la Unidad de Saneamiento Básico del municipio de Marianao, son los encargados de sacar los desechos de la trampa y depositarlos en un gran contenedor, que son luego evacuados mediante un camión.

El trabajo de recogida es totalmente manual y primitivo: uno de los operarios se dirige en bote hasta la mitad de cauce, poco a poco, empuja los desechos con un palo y los arrastra hasta la orilla.

Allí su compañero de labor estira una manta y con un jamo hecho de una vieja careta de ventilador va colocando los desechos sobre la lona y los traslada hacia un depósito.

“La labor de nosotros es limpiar la trampa para que esta basura no vaya a parar a la desembocadura”, dijo Calzado.

Leal agrega: “todos los días venimos en el bote y sacamos un poco, pero es mucha cantidad para dos hombres, sobre todo los días de lluvia. Esto requiere por lo menos de seis personas”.

Todos los días venimos en el bote y sacamos un poco, pero es mucha cantidad para dos hombres, sobre todo los días de lluvia. Esto requiere por lo menos de seis personas.

Con información de : cibercuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

14 personas en Miami vinculadas al robo de camiones de carga

La Fiscalía de Miami acusó a 14 personas por el robo de varios camiones de ...